Capítulo 42

Por alejandra el diciembre 6, 2019 - Regresar

No importa cuál sea tu situación, siempre llega un capítulo 42.

 

Creo que es más fácil leer esta historia, donde ya conocemos el final, que vivirla. Solo me puedo imaginar ese momento tan difícil. Más bien, no me lo puedo ni imaginar. Pensar que mientras estoy escribiendo esto, alguien pueda llegar a anunciarme que mis papás y mis hermanos murieron, que perdí todas mis propiedades, que hicieron un robo en mi empresa y me dejaron en bacarrota y que estoy enferma, ¡¡¡WHAT!!! No, no. Mejor ni pensarlo.

 

Qué dura situación, ¿cierto? ¿Perderlo todo en un día? ¿Cómo lo puede permitir Dios? ¿Sería posible que el Dios que me ama tanto, lo permita?

 

Completamente. Lo permite para un capítulo 42.

 

¡Gloria a Dios porque siempre llega un capítulo 42! ¡Él siempre tiene en mente un capítulo 42 para nuestras vidas!

 

Job. Un hombre recto, íntegro y radical con las cosas de Dios. Un hombre hermoso, con una esposa maravillosa y unos hijos obedientes y llenos de propósito. Millonario, empresario, lleno de amigos, fama y honor. Una vida perfecta.

 

¿Cómo no llamaría la atención del cielo este hombre? ¿Cómo no provocaría al infierno? ¡Era demasiaddo evidente la gracia de Dios sobre él!

 

”Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. 

Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. 

Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? 

Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? 

¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. 

Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.

Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová”. (Job 1: 6-12).

 

Ya te imaginarás. La historia sigue. En un solo día mataron a todos sus hombres de trabajo, sus hijos muerieron en un accidente, le robaron todas sus posesiones y más adelante pierde su salud. Sufrió de una sarna maligna.

 

“¡Oh, Señor! No quisiera estar en sus zapatos. ¡Qué duro! ¡Qué fuerte perderlo todo! ¿Cómo es posible que tú lo permitieras?”, pensé.

 

Y no tardó el Señor en responderme: “¡Hay vida, Alejandra! Siempre llega un capítulo 42 a tu vida”.

 

Me impresiona que en Job 2:6 Dios le ordena a Satanás que no toque la vida de Job. El infierno pudo tocarle todo,  menos su vida. Debido a que mientras haya vida, la historia no termina. ¡La historia sigue! Dios sabía desde el principio que permitió esto para un capítulo 42.

 

Desde el capítulo  1 de Job hasta el 41 ves el sufrimiento de este hombre. Las críticas de sus amigos. Y la terrible afrenta que pasaba. Sin embargo, en el capítulo 42, ¡algo pasa! ¡Algo sobrenatural!

 

Job se arrepiente.

 

Job conoce a Dios.

 

Job es restituido.

 

“De oídas te había oído;
Mas ahora mis ojos te ven. 

Por tanto me aborrezco,
Y me arrepiento en polvo y ceniza”

(Job 42: 5-6)

 

Y posterior a esto:

 

“Bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero; porque tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas, y tuvo siete hijos y tres hijas” (Job 42:12 – 13)

 

En un día. En un capítulo. En un momento. ¡TODO SE RESTITUYÓ!

 

Tres cosas sucedieron: arrepentimiento, cercanía a Dios y doble porción de la bendición. Esto quiere decir, querido amigo(a), que si estás en una afrenta, en una situación difícil, como Job, quiero decirte, primero que Dios no es ajeno a esto. Puede que Él lo haya permitido. Sí. Para hacerte crecer, acercarte más a él y bendecirte al doble.

¡No es el final! ¡No es el final!

¡Hay un capítulo 42 esperando por ti!

 


  1. Paola Argumedo dice:

    Alejandra muchas gracias por compartir todo esto con nosotros bendigo tu vida y la de tu familia que bueno que hay una juventud ltocada por Dios … Gracias infinitas !

  2. Wow Ale! Qué maravilló y perfecto es Dios. Cuando más necesitaba escuchar una palabra para mi vida de parte de Dios llegas tú con esto! Me hiciste llorar! Felicidades. Amén! Toda la gloria y honra sea para Dios🙌🏻

  3. Luzmari Domínguez Ruíz dice:

    Me gustó mucho la enseñanza, porque Job a pesar de todas las pruebas que tuvo en su vida, nunca dejó a Dios porque siempre fue lo primero en su vida y así como es el lema de este blog siempre supo que había un capítulo 42 para su vida.

Responder a Elisa Bula Ruiz Cancelar comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>